Alimentos light para niños: ¿sí o no?

¿Pueden los niños tomar comidas light?

Se considera que un producto es light cuando se han eliminado de los alimentos o bebidas grasas o azúcares reduciendo así su valor calórico, en el caso de las grasas se reducen en un 30% menos que el producto original y en el caso de los alimentos que contienen azúcares se los reemplaza por edulcorantes. Pero, ¿es saludable que los niños consuman alimentos light?

¿Deben tomar los niños alimentos light?

Las grasas son fundamentales para el desarrollo cerebral y como aporte energético frente al período de máximo crecimiento y el desarrollo del niño, por lo tanto consumir alimentos light no es lo más recomendable,  si se hace esporádicamente no tiene un efecto negativo en la salud del niño, pero recuerda que las grasas son fundamental para el crecimiento.

En el caso de que se quiera suprimir los azúcares de la alimentación, se debería aumentar el consumo de frutas frescas y frutas desecadas. Si se va optar por productos light sin azúcares tener en cuenta que son reemplazados por edulcorantes que consumidos en exceso puede provocar diarreas o cólicos, y a su vez el organismo altera la percepción calórica estimulando más su consumo (aumenta la cantidad de consumo)

¿Qué pasa si mi hijo tiene problemas de sobrepeso o hipercolesterolemia infantil?

En estos casos se debe revisar la alimentación del niño y ejercicio físico que realiza, seguramente con algunos cambios su estado de salud mejora, algunos tips:

– Aumentar el consumo de verduras, legumbres y cereales integrales.

– Consumir en las meriendas yogures, leche, frutos secos, frutas desecadas y frutas frescas.

– Aumentar el consumo de pescados blancos, azules, elegir carnes magras y retirar la grasa visible de las aves (como la piel del pollo antes de cocinar).

– Eliminar la bollería industrial, alimentos procesados, golosinas, bebidas azucaradas, embutidos, snack (patatas fritas) etc.

– Fomentar la actividad física diaria (juegos en el parque, juegos de equipo, etc.).

Si luego de poner en práctica todas estas recomendaciones, no se ven mejoría en el niño (aunque lo dudo mucho), se podría como última opción añadir el consumo de alimentos semidesnatados en mayores de 2 años y desnatados en mayores de 5 años.

En caso de que el niño tenga un problema de  hipercolesterolemia familiar también se podría evaluar el agregar algún producto puntual semidesnatado.

+ Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter