Cómo gestionar la ingesta de chocolate

El cacao nos aporta nutrientes como grasas (saturadas e insaturadas), hidratos de carbono, proteína, fibra, vitaminas y minerales. Además, contiene antioxidantes (flavonoides) y teobromina que es un estimulante/excitante natural.

A pesar de que el cacao tiene todas estas propiedades nutricionales, dado que es un alimento natural, no significa que el chocolate contenga dichos nutrientes ya que es un alimento procesado al que se le agregan otros ingredientes como azúcar, leche en polvo, frutos secos o frutas desecadas.

A la hora de  elegir un buen chocolate se debe optar por aquel que contenga más cacao, alrededor de un 70%, y evitar consumir chocolate blanco o chocolate con leche, por su alto contenido en azúcares.

Cómo gestionar el chocolate

A la mayoría de las personas les cuesta enormemente gestionar la cantidad de chocolate que puede ingerir. Esto se debe a la alta  palatabilidad de este producto, que genera bienestar emocional y aporta energía al ser un alimento estimulante.

Normalmente se asocia comer chocolate a una situación de bienestar. El desapego frente a estas asociaciones es importante, aunque se puede tomar un poco de chocolate siempre que tenga un alto contenido de cacao.  Lo que siempre hay que tener en cuenta es que se debe consumir de manera consciente.

Hay situaciones en las que el consumo de chocolate  (o alimentos que lo contiene) se realiza de manera peligrosa. Esto ocurre cuando no podemos parar de comer y existe descontrol en la forma de gestionar la ingesta.

  1. Situaciones de rutina (después de las comidas/cenas, en el sofá descansando o viendo la televisión). Establecer una rutina puede llevar al cuerpo a “pedir” estos productos como una sensación de “necesidad”.
  2. Situaciones de estrés, ocasionadas por cualquier motivo, pueden llevar a comer chocolate para obtener la “sensación de calma” necesaria, aunque por más que se consuma no aparezca la calma ni desaparezca el problema.
  3. Asociaciones como estar cansado y consumir chocolate (o alimentos que lo contenga) porque dan sensación de energía.  Esta energía es muy efímera y desaparece a corto plazo, debido al alto índice glucémico que contiene el alimento.
  4. Asociación de aburrimiento porque sentirás una sensación de “bienestar falso”, pero el aburrimiento seguirá estando después de comer chocolate.

Son numerosas las asociaciones que se realizan para sentir la “necesidad” de comer chocolate y llegar a un descontrol en la ingesta es muy normal, dado que es un producto muy tentador por su aroma y sabor. Para no sucumbir a estas tentaciones, debemos trabajar la consciencia al consumirlo.

Pasos para comer de forma consciente (chocolate más 70% de cacao):

  • Ser consciente del lugar y el momento en que lo vas a comer.
  • Disfrutarlo desde que el inicio: envoltorio, olor y tacto, así como en el momento de saborearlo en la  boca.
  • Elige una porción pequeña, eligiendo siempre los que vienen envueltos en onzas pequeñas, de forma individual, para no pasarse en la cantidad.
  • Tener presente la relación que existe de uno mismo con el chocolate, si es una relación en la que se disfruta de manera cómoda y sana, existirá más libertad y tranquilidad al consumirlo, pero si siempre se comienza con una onza y se termina con el paquete entero, entonces hay que ser más consciente y tener más cuidado para poder disfrutarlo sin culpa, ni apego.

Bibliografía:

+ Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter