Moderación en la porción y la relación con la comida

La moderación en relación con la alimentación se basa en la mesura y la medida en que comemos. Por lo tanto, la moderación es lo opuesto tanto al consumo excesivo como a la restricción de alimentos. Utilizaremos la palabra moderación para evitar los extremos. Es decir, lo ideal es adoptar un equilibrio en lo que al consumo de alimentos se refiere. 

En todos los ámbitos de la vida, la búsqueda del equilibrio es una constante del ser humano, pero hay que tener en cuenta que el equilibrio puede significar algo diferente para cada persona. Lo que para alguien es equilibrio y moderación para otra persona puede representar todo lo contrario. Esto sucede porque tenemos diferentes necesidades, ambiciones y propósitos, etc.

Cuando hablamos de moderación en la alimentación debemos tener en cuenta las necesidades fisiológicas y etapas de vida de cada persona. Los requerimientos nutricionales son diferentes para un niño, un adolescente, un adulto o una mujer embarazada. Ahora bien, más allá de las necesidades nutricionales que puede pautar un nutricionista a una determinada persona, cada individuo tiene una consideración de lo que es moderación con respecto a la porción de una comida. 

Es habitual que cuando una persona acude a la consulta de un experto para iniciar un tratamiento de sobrepeso y le dan una recomendación de lo que es una porción de comida, considere que es poca cantidad. A menudo, surge el comentario: “me das poco de comer”, cuando realmente la porción pautada es la adecuada para esa persona. El problema es, que lo que es poco para algunos, es mucho para otros y el punto de la moderación está distorsionado. Esto ocurre muchas veces con la imagen corporal, cuando una persona se ve muy gorda, con mucha cadera, con mucha barriga, etc. 

La moderación también tiene que ver con la frecuencia con la que se ingieren ciertos alimentos. Hay personas que consideran que comer un dulce una vez a la semana está bien, para otr@s es mucho y para otr@s es poco. Al fin y al cabo, la moderación en la alimentación también es parte de lo que hemos aprendido o nos han inculcado desde la infancia, o como cada uno se ha relacionado con la comida ya sea con excesos o con carencias.

Trabajar el día a día con la moderación en la relación con la comida es fundamental. Una analogía que puede servir es la del tiempo que pasas con tu pareja, amigos, familia, etc. Algunos consideran que pasar más o menos horas es más o menos beneficioso, pero hay un punto de equilibrio y moderación que te permite estar en paz con tus relaciones.

Con la comida pasa exactamente lo mismo, debemos saber elegir alimentos saludables y planificar para un consumo adecuado, tanto en cantidad como en frecuencia de consumo, y lo más importante es conocerte para saber tus estados sean de hambre, de saciedad o apetito. Recuerda que tu cuerpo es sabio.

El profesional de la nutrición te recomendará un consumo más equilibrado en la porciones, aunque habrá un margen de error porque es importante no solo lo que consumimos, sino lo que tu organismo absorbe.

Bibliografía:Definición ABC: https://www.definicionabc.com/general/moderacion.php.

+ Suscríbete a nuestro newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter