Saltar al contenido

Mole mexicano ingredientes

noviembre 21, 2022

Mole verde

La salsa de mole mexicana se elabora con capas de sabores complejos y atrevidos, que se cocinan a fuego lento durante un largo periodo de tiempo antes de mezclarse hasta que quede suave. Aprende a preparar este delicioso mole de pollo y sírvelo con arroz caliente, frijoles, envuelto en tortillas, o rociado sobre tus tacos, nachos y verduras favoritos.

Reconfortante, complejo y extremadamente versátil, el mole es uno de mis clásicos favoritos de la cocina mexicana. Es un trabajo de amor para preparar, hacer su propia salsa de mole casera es un millón de veces vale la pena el esfuerzo.

Esta receta, aunque no es 100% tradicional, tampoco es precisamente rápida y fácil. Mientras que uno puede esperar pasar al menos un día, si no días, para hacer el mole más tradicional y auténtico, puedes esperar pasar aproximadamente 2 a 3 horas para tener esta impresionante receta de mole de pollo lista y en la mesa para que tú y tu familia la disfruten.

El mole es una salsa de chile mexicana. Aunque se desconoce el origen exacto de la salsa de mole, algunos sostienen que sus orígenes se remontan al México prehispánico, a la época de los aztecas. Otros sostienen que la salsa de mole se originó en Puebla o Oaxaca, México.

¿Cómo se hace tradicionalmente el mole?

Para hacer mole desde cero, los ingredientes individuales deben ser asados y molidos antes de ser combinados con el caldo para formar la pasta. Ésta se cuece a fuego lento y se le va añadiendo caldo (junto con otros ingredientes), hasta que alcanza la consistencia deseada.

¿Cómo se prepara el mole en México?

El método tradicional de elaboración del mole es tan largo como su lista de ingredientes. Cada producto se tuesta, luego se muele con un mortero o en una piedra de metate, antes de mezclarlo, sazonarlo y cocinarlo durante varias horas.

  Hot cake de avena

Salsa de mole negro

El mole es una salsa mexicana por excelencia que tiene su origen en la época prehispánica. Existe en innumerables versiones, que varían en color, consistencia, ingredientes y uso. Para cada tipo de mole, existen innumerables variaciones que dependen de las preferencias regionales y de la tradición familiar.

En su esencia, la mayoría de los moles contienen una mezcla de chiles, tomates o tomatillos, fruta u otro elemento dulce, frutos secos o semillas, a menudo pero no siempre cacao, y una mezcla de especias. Cada cocinero casero tiene una mezcla favorita de especias y una proporción preferida de ingredientes, por lo que, aunque no hay una receta de mole verdadera, hay algo que sigue siendo cierto para todos los moles: representan la historia en un plato: desde las salsas más sencillas de los tiempos indígenas hechas con ingredientes locales hasta una mezcla de componentes introducidos en América desde otras partes del mundo.

Los métodos de cocción tradicionales exigen moler cada ingrediente por sí mismo en un molcajete, un mortero y una maja, pero para nuestro producto, que requiere menos trabajo, utilizamos una batidora de alta velocidad. Aunque nuestra versión más sencilla del mole no tiene más de 40 ingredientes ni tarda muchos días en prepararse, es una salsa bastante deliciosa que puede añadir un toque tradicional mexicano a la carne de cerdo asada o tirada, a las enchiladas, a los tacos, a los nachos, al arroz, a los huevos y, por supuesto, al tradicional pollo con mole. Tenga en cuenta que esta receta contiene cacahuetes, así que sáltese si hay algún alérgico a las legumbres en la casa.

Mole rojo

La salsa de mole es emblemática de la cocina mexicana. Se elabora con cacao, chiles secos y maíz, todo ello tostado y molido antes de mezclarlo y dejarlo cocer durante varias horas. Antes de la época colonial, los aztecas lo servían a los emperadores y como ofrenda a los dioses. Sin embargo, el verdadero origen de su receta es incierto. El mole más conocido es el mole poblano, elaborado con chiles y cacao, supuestamente creado en el siglo XVII por una monja del convento de Santa Rosa en Puebla.

  Cocer frijol

La historia de una salsa divinamente picanteLa salsa de mole, epítome de la comida mexicana, se elabora con chiles, cacao y maíz, y ya se utilizaba antes de la época colonial como relleno de las tortillas que se servían en las comidas importantes. El nombre mole deriva de chilmolli en náhuatl, la lengua de los aztecas, la palabra chil significa chile y molli salsa o ragú.

Además del mole poblano, existen numerosas variantes del mole. Muchas proceden del estado de Oaxaca, como el mole negro, dulce y picante, que contiene chocolate, clavo, canela y comino. Otras recetas son el mole verde, hecho con semillas de calabaza y chiles verdes, el mole amarillo, hecho con chiles amarillos, y el mole manchamantel, que contiene frutas como piña y plátanos, además de ingredientes más picantes como chorizo, tomates y chiles anchos.

Receta de mole

El mole es un elemento básico de la cocina casera mexicana. Es una salsa tan sofisticada y deliciosa como cualquiera que hayamos visto, cocinado y tenido el placer de comer. Además, es una salsa que no tiene nada que envidiar a las que se preparan en el mercado: Puedes encontrar mole concentrado y tener la cena lista en 15 minutos o preparar un mole que requiera 50 ingredientes y tres días de cocción lenta. Y esa es la belleza del mole. Aquí está la guía de America’s Test Kitchen para entender, amar y cocinar con mole.¿Qué es el mole? El término “mole” proviene del mundo náhuatl “molli”, que significa “salsa” o “brebaje”. El mole procede de una familia de salsas que se preparan en las regiones mexicanas de Oaxaca y Puebla y se caracteriza por un sabor complejo y estratificado derivado de intrincadas mezclas de chiles secos, especias, frutas y condimentos.

  La lechera com flan

Hay docenas de variedades de mole (algunas familias mexicanas tienen recetas que se han transmitido de generación en generación), pero en Estados Unidos el tipo más conocido es el mole poblano. El mole poblano puede requerir más de dos docenas de ingredientes y un día entero de preparación. La mayoría de las recetas de mole poblano requieren varios tipos de chiles, como guajillos, pasillas, anclas y chipotles, pero estos chiles sólo aportan sabor, no picor. El mole poblano también tiene un rico sabor agridulce y un color marrón oscuro que proviene de un ingrediente especial: el cacao.Las historias detrás de la salsaNo está claro quién creó exactamente el mole, pero hay algunas historias de origen muy arraigadas. En su libro New Cooking from Old Mexico (1999), el académico Jim Peyton recuerda dos de las más populares: en la primera, una mujer llamada Sor Andrea, de un convento dominicano de Santa Rosa, recibió el encargo de preparar una comida para un dignatario visitante. Después de rezar pidiendo inspiración, “fue guiada a añadir casi todos los ingredientes de la enorme cocina del convento a un guiso más ordinario.”

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad