Relación con la báscula y la alimentación

Es interesante observar la relación que tienen ciertas personas con la báscula. Hay preguntas cómo: ¿Te obsesiona un peso específico? ¿Cada cuánto tiempo te pesas? ¿Quieres ver unos dígitos específicos en tu báscula? Si te haces algunas de estas preguntas constantemente es que quizás tienes la idea de que sentirte pleno conlleva lograr un peso específico en la báscula, pero que finalmente no es más que un par de números.

Cuando en tu mente tienes obsesión con números, medidas, porcentajes, que tan sólo mide un valor cuantitativo pero finalmente no llevan a una vida más saludable, ni mucho menos una vida plena, al contrario puede generar exigencia hacia tu cuerpo, intranquilidad, malestar y obsesión en tu mente.

En la consulta he visto esta obsesión, querer ver un número que no es real, no es sano y que está ligado a un sacrificio constante que afecta directamente a tu selección alimentaria, a prohibirte a comer ciertos  alimentos, a reducir porciones prácticamente a la nada, a pasar muchas horas de entrenamientos intensivos, para conseguir unos dígitos que solo lo marca tu mente, irreal e ingrato para ti y para tu felicidad.

La báscula puede llegar a ser tu mejor amiga y compañera de viaje en tu autocuidado, siempre y cuando la utilizas como un referente, pero si no sabemos usar este tipo de herramientas, puede convertirse en tu peor enemigo hasta hacerte sentir totalmente desbastad@.

Hay muchas herramientas para poder llegar a estar cómodo con uno mism@, herramientas que te permiten ser más libre y ayudarte más al autoconocimiento de tu cuerpo.

Recuerda que el peso no te dará la felicidad, ni el éxito que quizás tanto ansias, pero aprender a cuidarte a ti mism@, te llevará a sentirte más plen@ permitiendo experimentar la vida, más allá de un peso.